| |

AINARA – Golondrina

El cielo está nublado, gris, blanco, blanco, luminoso, lúgubre




El piso 14 está lejos de todos los apuros que cruzan la calle


Ainara era quien iba por todos lados con el mismo caminar.
Le gustaba enredarse sobre sus piernas,
cuando sale el sol la naturaleza la eleva


Los hombres la suelen mirar con simpatía, y ella llega a todos como la primavera,
llena de vida
llena de flores que parecen no marchitar
llena de amor
y llena de secretos que se pierden en las voces de todos.




La lluvia y la tristeza saben la dirección exacta de la casa de Ainara,
cuando entran, dejan la casa con aire plúmbeo.

Las noches arden para expulsar a los demonios que se van de casa para dejarme en compañía, mi soledad.

1 comentario:

Publicar un comentario